Iluminación en hoteles

Es esencial comprender la importancia de la iluminación para un establecimiento de alojamiento

y cuáles son las tendencias que se han impuesto más en el sector para poder emprender un proyecto integral de iluminación de un hotel.

La hotelería es un sector en constante evolución y, en comparación con el pasado, el cambio parece haber sido aún más rápido, tanto que los hoteles y los establecimientos hoteleros deben actualizarse, renovarse y adaptarse continuamente a los cambios que vayan produciéndose.

Una de las exigencias de la iluminación es saber combinar cada vez más la elección de los materiales con el ahorro de energía, lo que aporta indudables ventajas tanto a corto como a largo plazo: se trata también de aspectos de marketing, que no hay que subestimar.

Veamos ahora cuáles son las principales tendencias a tener en cuenta para un diseño integral

Tendencias en la iluminación para hoteles

La iluminación ideal depende sobre todo de la naturaleza del hotel, sus características y sus elementos diferenciales.

La experiencia positiva de un hotel depende principalmente del impacto visual: la luz determina su calidad y tiene un efecto muy específico en la respuesta de nuestro inconsciente.

Hay que tener en cuenta una amplia gama de factores en su diseño: la limitación del deslumbramiento, la distribución de grupos de luz, el color de la luz con la correspondiente percepción cromática y la correcta dirección de la luz.

En realidad, utilizar la luz significa acompañar los movimientos de los usuarios en 360 °, por lo tanto, trabajar también con las sombras, con la penumbra, le ayudará a crear el contraste adecuado: un uso creativo y emocional de la luz se convierte en fundamental.

Veamos cómo iluminar las distintas partes que componen un hotel y luego consideraremos la iluminación ideal para los distintos tipos de hoteles.

Cómo iluminar el vestíbulo de un hotel

El vestíbulo de un hotel, a menudo considerado como un lugar de paso, un simple tránsito para llegar a las habitaciones u otras dependencias de la estructura, es en realidad un espacio muy importante, ya que proporciona la primera impresión del hotel, deja claro a los huéspedes dónde se encuentra, el mensaje y el tipo de hotel. La iluminación que se diseñe deberá transmitir exactamente la imagen que el hotel quiere dar a sus huéspedes.

Por lo tanto, diseñar una correcta iluminación es esencial: dependiendo de la identidad del hotel, puedes elegir entre iluminar la recepción con una luz que sea dominante o utilizar una luz íntima y acogedora, con un juego de contrastes y tonos cálidos, como invitando a bajar la voz y respetar la intimidad del lugar.

La luz guiará a los huéspedes, ayudándoles a reconocer fácilmente la recepción o las zonas de espera para guardar su equipaje y, por lo tanto, la iluminación será más suave. En cuanto a la calidad de la iluminación, la sala debe encontrarse en equilibrio entre la iluminación vertical y la horizontal: un cierto brillo de los materiales servirá para suavizar las sombras producidas por los cuerpos luminosos dirigidos sobre el mostrador de recepción.

Cómo iluminar los pasillos de un hotel

En los pasillos, la luz debe ser funcional para identificar el camino a las habitaciones, las escaleras o el acceso a los ascensores, por lo que es necesario variar los niveles de iluminación, especialmente cuando los pasillos son de gran longitud.

En estas zonas es importante un buen apantallamiento del techo y de la luz de las paredes: la iluminación desempeña un papel estratégico para que el pasillo parezca más alto o para dar la percepción de que es menos largo, por ejemplo, con una iluminación indirecta que levante el techo, parches de luz, cortes horizontales, desniveles, etc.

Cómo iluminar las habitaciones de hotel

Hay que tener en cuenta el hecho de que cada uno de nosotros percibe la luz de manera diferente, por lo que será necesario que los dispositivos puedan ser encendidos individualmente y regulados directamente por los huéspedes, a fin de facilitar su uso: el ambiente es nuevo para el huésped, por lo tanto es bueno que también se proporcione un panel de control al lado de la cama, fácilmente interpretable.

Para que los huéspedes se sientan familiarizados con este espacio, será necesaria una iluminación de colores cálidos, es decir, de 2700 a 3000 K: evitar fuertes contrastes y deslumbramientos debidos a la luz directa o indirecta a lo largo de los principales ejes de visión, pero buscar el equilibrio adecuado entre los contrastes para crear movimiento y evitar la monotonía brillante.

En cuanto a la lectura en la cama, puede colocarse una luminaria direccional o un aplique de luz difusa.

Para ampliar el espacio de la habitación, a veces se utiliza el acristalamiento entre el entorno de la habitación y el baño: de esta forma, basta con encender la luz de la habitación adyacente para dilatar el espacio, ampliando los límites.

En otros casos, la habitación se convierte incluso en una con la gran terraza exterior: en este caso se puede iluminar el espacio exterior recurriendo a efectos de luz directa sobre el suelo, haciendo que las sesiones de luz participen en el juego de la luz.

Cómo iluminar el baño de un hotel

En el espacio dedicado al baño, la mayor parte de la atención del proyecto de iluminación debe centrarse en el espejo: una buena iluminación en el lavabo debe ser suficiente para iluminar toda la habitación, a fin de obtener un efecto de vestidor, proporcionado por la emisión de luz difusa y un componente de luz directa del 20% como máximo.

Cómo iluminar las áreas comunes de un hotel

En las zonas comunes, se pueden crear interesantes efectos de iluminación integrando la luz en la arquitectura del hotel con soluciones personalizadas para el entorno.

Cómo iluminar un bar del hotel

El ambiente del bar debe ser envolvente y relajante, para ofrecer a los clientes momentos de relajación e inducirlos a una conversación distendida mediante el uso de buenos niveles de iluminación en los espacios dedicados al personal y detrás de los expositores, para una buena percepción sensorial y dominio de la luminosidad, evitando cuidadosamente que las luces puedan deslumbrar a los clientes.

Habrá que crear una mayor variedad de efectos visuales si el público al que se dirige el hotel es más joven, con el fin de atraer y crear una atmósfera diferente, por ejemplo con sistemas LED de cambio de color.