Solución global de iluminación para un hogar

Cuando se trata de elegir la iluminación perfecta para nuestra casa o si, simplemente, buscamos como iluminar un salón grande, es importante considerar tanto la funcionalidad como las sensaciones.

No sólo se están buscando los beneficios obvios de la iluminación, sino que también se está creando un ambiente y una atmósfera.

Como cada habitación de la casa cumple diferentes propósitos, nuestra guía habitación por habitación te ayuda a encontrar las opciones de iluminación adecuadas para cada una de ellas.

LA COCINA

La iluminación de la cocina debe ser flexible para permitirte desarrollar diversas tareas, desde preparar y cocinar la comida, hasta limpiar, comer, leer el periódico o charlar entre amigos. Buscamos la combinación perfecta de iluminación de trabajo y de iluminación ambiental más decorativa.

Las luces de techo son siempre un ganador en esta estancia, colocadas estratégicamente y en ángulo para iluminar diferentes áreas de trabajo, como el fregadero, la encimera, los bancos y la despensa.

En la parte de abajo de los armarios superiores se colocan tiras de LEDs para iluminar los bancos. Crea una luz muy agradable y uniforme con un toque ambiental. Se puede añadir un tragaluz para aportar más luz natural, o algunas luces colgantes decorativas sobre una isla de cocina o una barra de desayuno.

La luz fría se recomienda a menudo para las cocinas, pero se puede mezclar con luces más brillantes en la parte superior, y con luces más cálidas para resaltar los armarios y las paredes.

Cuando compres bombillas, piensa en lúmenes, no en vatios – los lúmenes indican la cantidad de luz producida por una bombilla. En una cocina, querrás entre 5000 y 10.000 lúmenes en toda la habitación, así que toma en consideración el número total de elementos luminosos que tienes y divídelos en consecuencia.

La colocación de las luces va de acuerdo con la elección del accesorio… Por ejemplo, colocaría una gran lámpara colgante sobre el banco de la cocina, justo por encima del nivel de los ojos. Pero si has elegido un grupo de pequeñas bombillas, pueden colgar más abajo ya que no van a bloquear tu línea de visión. Cualquier lugar entre 55 cm y 75 cm por encima del banco es una guía aproximada.

EL DORMITORIO

Es importante que este espacio no esté demasiado iluminado. Por otro lado, la iluminación adecuada es imprescindible para maquillarse o leer, así que considera la posibilidad de combinar tu iluminación para satisfacer todas estas necesidades.

En el dormitorio, puedes tener tus luces de cabecera o las del techo, pero es mejor no dejarlo así. Añade algo cerca de la cama en una mesilla de noche, puede ser una lámpara de mesilla, un aplique o incluso lámparas que cuelguen a cada lado de la cama.

También vale la pena considerar un aplique de pared para una lujosa vibración de hotel o luces de lectura regulables empotradas en el techo, que pueden ser operadas en controles individuales para adaptarse a las necesidades individuales.

Busca LEDs más cálidos y de baja potencia para sentirte más relajado, mientras descansas bien, unos 2.000 a 4.000 lúmenes en total. Una vez más, las luces regulables le permitirán ajustar la luz en función de la hora del día y las tareas que esté realizando.

Cuanto más bajo cuelgue un colgante, menos luz proyectará, así que es mejor considerar algo pequeño y a la altura de los hombros para la cabecera de su cama, o un colgante más grande y más amplio del techo para dar mayor cobertura de luz.

En cuanto a las lámparas sobremesa, la altura de la cama y de las mesitas de noche son también importantes, ya que al sentarse en la cama, la parte inferior de la pantalla de la lámpara debe estar justo por encima de los hombros y por debajo del nivel de los ojos para proyectar la cantidad de luz adecuada para la lectura.

SALÓN Y COMEDOR

El núcleo del hogar, lo usas para entretenerte, relajarte, trabajar, leer, ver la televisión o todo lo anterior. En un espacio multiusos como este, querrás una mezcla de luces que sirvan para fines prácticos y estéticos.

En el salón, empecemos con las luces de techo como downlights, focos o colgantes. Añade luces de trabajo que se puedan encender y apagar según sea necesario, como lámparas de pie y de mesa para leer, y algunas lámparas de pared o downlights dirigidos para resaltar los muebles y los cuadros.

En cuanto al comedor, haz algo decorativo colocando una lámpara suspendida bastante baja sobre una mesa. Cumple una función práctica al tiempo que añade ambiente, y en un área abierta, permite crear una habitación dentro de una habitación.

Los LEDs son una opción popular gracias a su eficiencia energética y su vida útil. Puedes conseguirlos en tres temperaturas de color: blanco cálido, blanco frío y luz del día. Es preferible la luz cálida para dar una atmósfera agradable y acogedora. Y si tienes la opción de un regulador de intensidad para las luces de techo, definitivamente elegiría esa opción.

Coloque unos colgantes bajos sobre la mesa del comedor o detrás de un sillón para una sensación íntima, o más altos en zonas de mucho tráfico para evitar accidentes desafortunados.

Los colgantes también deberán ser posicionados inteligentemente. Colocarlos en un patrón de cuadrícula convencional en el techo sólo iluminará el suelo. Si quieres iluminar las paredes y las obras de arte, colócalas más cerca de las paredes y asegúrate de que estén en un soporte móvil que permita colocarlas en el ángulo que quieras.

Generalmente, cuanto más grande sea la habitación, más grandes podrán ser las lámparas colgantes. Es preferible sobredimensionar que tenerlos demasiado pequeños, así como hacer una demostración extravagante con un gran colgante en un espacio más reducido.

BAÑO

Cuando se trata del diseño de la iluminación del baño, una buena iluminación de tareas es esencial para el cuidado diario y para resaltar las salpicaduras de agua, no obstante, permítete la posibilidad de atenuarla cuando tengas ganas de un baño relajante en la bañera. También querrás una ventilación adecuada y posiblemente algunos focos de calefacción en invierno.

Una luz central de techo mezclada con las luces de pared que flanquean el espejo hacen un combo ganador. Estos apliques pueden dejarse encendidos cuando otros se apagan para añadir ambiente, e iluminar el camino si necesitas usar el baño de noche, o cuando te maquillas.

Considera la posibilidad de añadir luces en el hueco de la ducha, especialmente si tiene una pantalla opaca, y quizás un combinado de lámpara de calor/ventilador de escape. A menudo tienen una mala reputación, pero puedes conseguir algunas que son mínimas, que emiten una luz realmente brillante, y como ventaja adicional, no tienes que preocuparte por los toalleros calefactados o el suelo.

Se recomiendan blancos frescos y brillantes para esta zona, y todas las luminarias de un baño deben tener una clasificación IP a prueba de humedad según la parte del baño que vayan a utilizar.

Cuando ilumines los espejos, coloca una luz a cada lado a la altura de los ojos para evitar sombras no deseadas. La colocación de las luces cerca de los baños, duchas, grifos y zonas húmedas debe ser consultada con un electricista cualificado.